Voces…

Mi titulo. Pintura de Yaniré Sanz de Bremond y Arnulf

Mi titulo. Pintura de Yaniré Sanz de Bremond y Arnulf

La Voz……

Tantas Voces…

 

Voces al nacer…Es lo primero que oímos al cegarnos la luz.

 

Después, quién tuvo esa suerte, cada noche, una voz de nana, le durmió…

Al que no, la Voz del silencio los acunó. ¡Gran amigo mío!, hoy.

Y con esas Voces despegamos hacía la vida, empezando el camino de la aventura del Vivir. Algunos, ya traumatizados por las Voces que oyeron, nada más nacer…

 

Voces…

 

                                                 … Las Voces internas….

 

La Voz de la conciencia vestida de diablo y de ángel a la vez…

Discutiendo, peleándose siempre entre ellas.

Las oímos discutir, y sentimos cómo nos jalea el Bien y el Mal.

 

“Anda… ¡Hazlo!”… Nos tienta la voz del diablo con un tono, que te abduce al dulce deseo venenoso del pecado.

 

“¡Ni se te ocurra!”… Nos avisa  la voz del ángel con un tono que nos parece más bajo, callado y más fácil de obviar.

 

Dicen que hemos nacido por culpa de la Tentación. La llevamos en la sangre y la hemos de alimentar también, dejándonos a veces atrapar por ella.

Y es que, nos cuesta mucho escuchar la Voz de la razón…

Una lucha, que sin embargo, es la que pone ese toque de morbo a la vida…

 

Pero éstas Voces cuentan con nosotros…

Nosotros las escuchamos discutir, y, decidimos a quién le cerramos la puerta de nuestro Oír.

 

Los locos no pueden.

Las Voces que oyen van por su cuenta. No cuentan con ellos.

 

Los locos no tienen ningún control sobre ellas… No las razonan, no eligen, ni median entre ellas…Cuando ellas mandan,  ellos actúan sin conciencia.

Ellas mandan… Ellos actúan… Por eso, se han vuelto Locos al no poder controlar su yo, convirtiéndose en los títeres de la Voz.

 

Hay Voces tan locas, que piden más…. Necesitan al loco para existir al no bastarles ser simplemente Voces en su interior… Quieren hacerse oír fuera de la cabeza del loco, y perturbar también a los demás.

Así  un loco con una triple personalidad, es un actor contratado por las Voces de cada individuo que está en su mente..

Y cada personaje, aparece, cuando lo manda la Voz…

Y sabes muy bien con quién hablas de los 3, por su cambio en el tono, tan diferentes de los demás, con personalidades distintas,  que se introducen hasta en los gestos, y la expresión del loco…Eso cuentan…

Tres personas distintas parecen ser… Lo son

Pero Locos… Todos son.

¡Qué locura! ¿No?

 

Y en un rincón de nuestras huellas, están en una cajita guardadas, todas las Voces que hemos oído a lo largo de nuestra vida.

Siempre necesitamos rescatar y mantener vivas ciertas Voces… y las que no,  se niegan a desaparecer:

A veces recuerdo alguna sin querer… La oigo y me amarga. Me hace revivir lo que me hizo sufrir.

Yo, sin embargo necesito tu voz. Me hace creer que mañana de nuevo saldrá el sol con ganas de vivir, cómo yo…

Acudo siempre a tu voz… Con alegría, tristeza, llanto, miedo, enamorada, optimista, pesimista… Y siempre te encuentro.

 

 

“Dime. ¿Sin que voz, te sería insoportable vivir?”

 

Hay Voces que te apaciguan… A las que te abandonas sin temor.

Hay Voces que te duermen… A las que te entregas sin pensar y hasta el resto de tus Voces, abandonadas a ellas, contigo, también están.

Hay Voces a las que les mientes…Te delatan.

Hay Voces que te enervan… Creando malestar

Hay Voces que solo recordarlas, te hacen estremecer… Bien o Mal.

Hay Voces a las que recurrimos… Siempre, cuando estamos mal

Hay Voces que te excitan… Y hasta te hacen gozar.

 

Hay tantas Voces en cada uno de nosotros, que seguro estás pensando en muchas que yo no sabría describir, por no haberlas oído nunca.

 

Y están las Voces, que no tienen aún cara para nosotros.

Una Voz… Por teléfono… Sin cara.

Solo con esa Voz cómo pista, empiezas a trazar su rostro en tu imaginación… Nunca es la misma cara, muda según el tono de su voz  y el tema de conversación.

A veces, al conocer a la persona, te preguntas

“¿Cómo puede ser? ¡No tiene nada que ver con su Voz!”

A veces, Él, supera su envolvente Voz… Impresiona cuando no solo nada cambia en esa peculiar relación, si no que se acrecienta la conexión…

 

Jugamos a la lotería de las Voces.

Ese es el morbo de Internet

“¿No?”

 

Y… Uffff, la Mudez… La Sordera. Un Mundo de silencio que intuyo con ratos insoportables y otros, para lo que se oye, una bendición.

 

“Dios… ¡No oírte nunca en la vida, susurrarme al oído, embistiéndome hasta gozar los dos.

Canciones, risa, llanto, apaciguamiento… Es que en general ¿Qué no tiene voz?

 

Y aquí, me gustaría que todas las voces se dejen oír.

 

Tantas Voces…

 

Sophie - Aracne



Leave a Reply