No se por qué, de pronto, ésta mañana daría un Mundo por tenerte a mi lado guitarra en mano y oírte cantar:

 

Al cantar

Me puedo olvidar

De todos los malos momentos

Convertir en virtud defectos

 

Desterrar la vulgaridad

Aunque solo sea un momento

Y sentir

Que no estamos muertos

 

No es placer es necesidad

Es viento es lluvia es fuego

 

Derramar todos mis secretos

 

Y busqué en el fondo del mar en las montañas y en el cielo

La manera de hacer realidad mis sueños

 

Encontré en el corazón

El mapa de los sentimientos

Ya lo ves

 No estaba tan lejos

 

No es placer es necesidad

Es viento es lluvia es fuego

 

Derramar todos mis secretos

 

Esnifar los rayos del sol

y descongelar el cerebro

 

Y sentir que no estamos muertos

Y sentir que no estamos muertos

 

Aunque tan solo sea un momento…

 

Platero y Tú

Comments 8 Comments »

 El pelo es sensual.

Los hombres dicen que es una de las grandes armas seductoras de la mujer.

Si para el hombre el pelo de una mujer es erótico, entonces ¿Por qué castigan a las mujeres con esa falta de sensualidad?

 

Sentir el pelo de un hombre acariciarte el cuello, con su roce erizarte los pezones, enredar tus dedos en él, guiando su boca hacía la fuente de la vida…

¿No es el mismo sentir que ese roce de una melena acariciando el cuello, el torso, la entrepierna llegando suavemente hasta el miembro viril?

 

El pelo siempre evoca suavidad, sensualidad, sin embargo lo que se lleva en estos tiempos que ya para mí, duran en demasía, es ese pelo rapado de corte cuadrado cual marines de hierro, caras de CSI.

No lo puedo evitar.

A mí me recuerda a los militares, las SS, los cabezas cuadradas, la dictadura más dura, la dureza del gesto, la dureza del Alma  que no sinónimo de la dureza de la bragueta.

 

Veo a todos esos jóvenes y no tan jóvenes que me recuerdan aquella canción de Sabina: “… Ponte gomina que no te despeine el vientecillo de la libertad”

 

El problema está que a la par del corte de pelo de los hombres, va la sociedad. Hacía un camino dictatorial, intransigente con los que son  distintos.

Distintos por su forma de pensar, de amar (por  mucho día del orgullo gay), por su color de piel, lo abultado de la cartera, la falta de marcas en la ropa, las gafas que ya parecen más un cartel publicitario que unos anteojos…

 

Y es que en el mundo hay un movimiento dictatorial que tanto me recuerda a las camisas azules brazo en alto cantando el cara al sol.

Porque uno puede sentirse patriota sin sentirse dictador.

 

La cabeza de los hombros que cruzo hoy, me recuerda que la vida y la política forman parte de la misma Rueda y es que se añoran demasiado tiempo las buenas épocas que no parecen querer volver y retorna lo peor de lo conocido en un pis pas.

 

La memoria del ser humano es bien fugaz y en el olvido se pierden los horrores cometidos por otras tantas cabezas de pelo pincho que pincha como el aguijón que tortura, la mordaza que calla a los escritores, cantautores. cuando no los mata.

 

Yo tengo un problema de conciencia con todas esas estatuas de Franco que en España cada pueblo está derribando, enterrando en el olvido de la historia tan cercana para mí y tan lejana para los que imberbes de hoy.

Creo que el ser humano necesita tener enfrente la vergüenza de su pasado para no olvidarla y no repetirla una vez más.

Cada país, en su capital,  debería tener una plaza en donde se erijan y nunca se derrumben, todas esas estatuas que representan el más negro corazón de su Historia…Quizás entonces dejaremos de repetir todo aquello de lo que aún hoy, de vergüenza, nos hace sonrojar.

Pero pasa como con nuestros malos recuerdos, las vivencias oscuras, las torturas sufridas por nuestra propia Alma, creemos que guardándolas en el cajón del “olvido” de la memoria, nos aseguramos que desaparecerán y nunca volverán. Quizás por ello, solemos repetir lo que ya juramos no volveríamos a vivir.

 

Independientemente de la Historia sugiero a los hombres, que nos vuelvan a hacer volar con su pelo, su media melena, su larga melena porque también descubrirían un nuevo placer sintiendo sus dedos deslizarse en su pelo.

 

Da igual lo largo del pelo pero por Dios, que todas esas adolescentes sientan por una vez, lo que tanto, ellos dicen sentir al acariciar el pelo de una mujer.

Esa sensualidad, ese erotismo cuando deslizas tus dedos en la suavidad del pelo masculino y que les den a sus chicas, la oportunidad de vibrar con ese vientecillo de la libertad.

 

 

Comments 2 Comments »

Por varios motivos, llevo un tiempo paseándome por los Blogs de Scoom.

Primero porque yo entiendo que si estamos aquí, es porque esperamos que alguien nos lea, deseamos comunicarnos y aportar algo (o no) a quienes se paran en nuestro rincón.

 

Segundo porque no me siento el ombligo del mundo y pienso que muchos han de decir cosas tan o más interesantes, curiosas, nuevas, frescas, imaginativas, preocupantes, dolorosas, profundas etc  que yo.

 

Entre tantos blogs uno se va posando “de flor en flor” y a veces algo nos llega y dejamos nuestro parecer.

En muchos sitios, parece ser que a la Nada.

 

Hay blogs llenos de comentarios no contestados por su creador que los obvia y sigue publicando cómo un Dios sordo que ignora desde su ego a quién se acerca a él.

No lo entiendo. ¡Es tan agradable encontrar a alguien en nuestro blog!

 

Me parece un acto de indiferencia sin sentido ya que cada uno (siempre en mi opinión) debería sentirse aunque tan solo sea agradecido por el hecho de que entre tantos blogs, alguien tuvo la delicadeza de pararse en el nuestro, leernos y dejar un comentario.

 

El hecho de contestar, también lo siento cómo un acto de buena educación que no veo el por qué no se ha de aplicar en el mundo virtual.

Quizás es que éste medio me pilla ya mayor y mi parecer está caduco en un mundo en el que cada vez más uno se mira el ombligo con satisfacción y muy poca sensibilización.

 

Ni yo ni nadie posee la verdad absoluta de las palabras y solo se puede avanzar cuando uno es humilde hacía los pareceres de los demás, desoyendo la voz de nuestro gran ego que nos hace perder la razón del por qué estamos aquí.

 

Y no duden que escribo éstas palabras con todo el respeto hacía la libertad de todos de hacer lo que más les plazca con su blog.

 

Seguiré y sigo agradeciendo a todos aquellos que se pararon aquí.

 

Sophie

 

 

Comments 4 Comments »

SUICIDIO


Ella despertaba por la mañana y no se movía.

Quería estar muerta.


Sentía el sol acariciarla y lo odiaba por ello.

Sentía las sábanas enredarla y no soportaba el contacto.
No quería abrir los ojos, no fuera que la realidad de un nuevo día, volviese a asaltar sus retinas, recordándole que seguía ahí todavía, un día más,¡Viva! en la misma habitación donde tanto vivió, amó, rió, pero donde ya solo lloraba.


Ver los cuadros de su padre que le recordaban tiempos mejores que ya pasaron y también lo lejos que estaba él, al otro lado de la frontera.
Ver las fotos de sus hijos que ya volaron, desplegando sus alas para conocer parajes menos hostiles.

Y a su lado ver sus propias fotos y al mirarlas preguntarse “¿Quién es ella?”.
Ver la ropa de su marido, que ya no amaba, y marearse, queriendo descubrir algo que le susurrase:”¡Vive por mi!”, “Estoy aquí”

No abría los ojos porque tenía ya la habilidad aprendida de retornar al sueño. Sueño profundo que la devolvía a la Nada, al estado de la muerte que ella tanto anhelaba.

Podía pasarse 10, 12, 14, hasta 24 horas caminando por el mismo círculo. Despertándose negándose a la vida y durmiéndose de nuevo para entregarse a la muerte.

 
Nunca había nadie en su casa, nadie la reclamaba ni la necesitaba.

¡Dios! esa casa que tanto odiaba.

 

Cuando se levantaba se dirigía a “su rincón”, lleno de dibujos, de sus hijos cuando eran pequeños, colgados en las paredes, imaginación maravillosa, frescura de la inocencia, edades que fueron y que no volvieron.
Sus inciensos, sus esencias a la tenue luz de las velas, que le embriagaban y la transportaban nuevamente a ese estado rozando el limbo, “un rincón” que hizo suyo en el que podía ser ella misma y en el que nadie entraba. Pero que a ella, hoy, ya no le llenaba.

 
Erraba por la casa para volver a la cama tapándose la cara, llorando una vez más preguntándose: “¿Cómo puedo tener tantas lágrimas todavía?”. Y volver así a sombrar en el reino del sueño.

 

Su estancia en loqueros, las visitas a los “comecocos” y las pastillas que ingería, tampoco le abrían la puerta de la salida… ¡La anestesiaban! y ella se dejaba absorber por esos fármacos porque ellos le daban lo que ella deseaba: La Nada.

 

Así estuvo días, semanas, meses, y hasta años, a un paso de la muerte pero nunca saltaba la barrera que la separaba de aquella Dama que la llamaba.
Su visita ya era diaria, y en cuanto aparecía, y le clamaba “¡Llévame contigo!” era para oír a la muerte contestarle siempre lo mismo “No. Ven tú a mí”, prometiéndole un reino en el que no cabía ni dolores, ni penas, ni llantos, ni risas. Un reino plácido para toda la vida.
No sabía por qué no iba, solo un paso la separaba de esa bella Dama… 

Con el paso del tiempo imaginaba el camino para llegar a ella.

Se dormía eligiéndolo, se despertaba con el camino elegido, pero nunca satisfecha con él, buscaba otro más certero. 

Una tarde salió hiriéndole la luz, el sol, el ruido, en fin de cuentas La Vida.

 
No lo pensó. Sus pies iban solos. Llegó a la estación y miró los destinos.
Un sitio con costa, un sitio con mar.
No supo como llegó pero de pronto andaba descalza en la arena.

Playa desierta en una noche con luna.

La Dama en el agua mirándola, tendiéndole los brazos.
Hechizada por la mar y la mirada de la bella Dama, siguió andando, hundiendo los pies en la arena.

El camino le pareció largo, como si el destino alejase su meta.

Sintió el agua acariciar sus pies y pensó “¡He llegado!”.

 

La mar era una balsa de aceite porque no quería participar en aquella muerte.
Siguió andando y ni siquiera notó el agua ya a la altura de su vientre que tanta vida dio.

La Dama siguió llamándola con una sonrisa de bienvenida.
Los brazos extendidos. La mirada hechicera.

 

Ella seguía adentrándose, sus ojos en los de ella.
La luna se retiró, no quiso ser testigo de ello.

Y ella siguió hacia delante haciendo su camino hacia la muerte.

 
Estiró los brazos y con sus manos, rozó las yemas extendidas de su Dama.
Fue posando su mano en esas palmas frías, el agua le llegaba ya a la altura de la boca y antes de ser absorbida dijo:

“Soy toda tuya”, iluminándosele la cara, brillando la mirada, insultante sonrisa en los labios, volviendo a ser bella, deseada, agradecida de haber encontrado por fin la salida. 

Unos círculos se formaron en la mar que no se movía.

La luna salió de nuevo, tímida acongojada…

Y del agua emergió un ave blanca, radiante, iluminando con su halo hasta la
luna, volando sobre la mar con las alas rotas.

 

Comments 2 Comments »

 

Hace un par de días, haciendo zaping , caí en una peli en la que buscaban a un hombre.

“Ah si. Ese es el aturdidor” dijo un señor y ante la cara del policía, añadió:

“Trabaja en el matadero. Es el que da los mazazos en la sien de las vacas          para aturdirlas antes de pasar a la cámara de la muerte”.

 

¿Se imaginan ustedes 8h dando mazazos en la sien de un animal?

¿Se torna en un simple gesto rutinario, repetitivo, tan anclado en el cerebro que ya ni se piensa en lo que se está haciendo?

 

Yo me imagino el primer día de trabajo (Hoy en día está la cosa tan chunga ¡Que te apuntas a lo que salga!)

¡Dios! Mazo en mano hay que asestar ese golpe que supuestamente o no, está pensado para suavizar al animal el sufrimiento final. Tienes que estar convencido de tu buena acción, y no fallar…

 

Dicen que los que durante 8h hacen un gesto mecánico, sueñan con ello y sus reflejos para lo demás disminuyen. No se si es cierto. Lo que está claro es que imagino que aturdir durante 8h al día, tiene que dejarte aturdido si o si.

 

¿Dónde encajas en tu mente esa función diaria?

¿Cómo lidias con ello cuando aturdido, dejas de aturdir?

Quizás justamente porque aturdido acabas, anulas el pensar.

 

Aturdimiento…

 

Recuerdo que cuando se extendió la ruta del bacalao, mi padre decía que estaba pensado para aturdir el pensamiento de los jóvenes y así evitar que tomen consciencia de los problemas que les rodeaba… Zombis aturdidos no conscientes de lo que pasa alrededor.

 

Mis pensamientos retornan al aturdidor que no se cómo logra deshacerse del olor a miedo y muerte que le rodea durante 8h de su día… Y en su retina, la mirada, que imagino, ya no mira, ni siente, de esa res que sabe, que a la muerte va.

 

No le queda otra que pensar que su labor es una buena acción ya que acorta el sufrimiento del último momento…

Cómo pegarle un tiro a tu más querido caballo que sufre por una nefasta caída… O… Como esa primera inyección que se administra a los condenados a muerte para borrar de su mente, que va hacía ella.

 

Seguro que cuando me llegue el momento, me gustaría tener un “aturdidor” a mi lado que me inicie hacia la muerte porque el ser humano. no desea sentir que le llegó su momento de partir y al enfrentarse a su peor enemigo: El Miedo A Morir, le gustaría que le entibiasen ese “instante” previo con un deseado “mazazo” que nuble la mente del pensar y le allane el camino del morir.

 

¡Admiro todos los que durante 8 horas, conviven con la muerte!

 

Comments 4 Comments »

atardecer en el golfo

atardecer en el golfo

Cuando las palabras son retenidas por los adentros

No hay labios que pronuncien lo que tan adentro, sin palabras, está.

Silencio.

Oigo silencio…

Y mis adentros que aúllan en silencio.

 

Me duele ese grito que no sale.

Me duelen mis adentros.

Y no hay labios que puedan aullar tanto silencio…

Ni palabras para aquí, definir lo que a grito en mí, desea salir desde tan adentro.

 

Y miro éste sol que en nada, resbalará en los adentros de la mar que aúlla voz en grito y no puedo dejar de pensar en aquella Dama Blanca que, a ella, se la llevó en silencio, mar adentro.

Me gustaría tener esa suerte cuando Ella venga a buscarme…

Poner mis manos en las palmas de las suyas y sin miedo, dejarla que me lleve en silencio, mar adentro.

 

Quizás sea por ello que mis labios amordazados, no dejan aullar mis adentros.

Estoy cansada de avanzar reculando, pagando así la factura, por cada paso que avanzo.

Me gustaría que el paso dado, compense el retroceso.

Quizás es que siempre quiero más porque sí que compensa.

Quizás es que estoy cansada de pagarle a la Vida, cada momento feliz que ella me otorga.

Quizás también olvido con demasiada frecuencia, que soy feliz en mi isla de fuego y viento, rodeada de impresionantes volcanes, de lava, de mar, de magia, de mi Farero…

 

Ya el horizonte está anaranjeándose, acercándose el sol a aquella línea azul en la que siento, vuela mi corazón harto de que mis labios callen cuando mis adentros aúllen.

 

¡Miedo!

¡Miedo!

¡Miedo!

 

A volver a lo conocido.

A pelear de nuevo con la quimio y arañarle a la Vida más tiempo.

A pagar la factura de los meses vividos olvidando que eran solo unas cortas vacaciones que agrandaron también el mal que llevo dentro.

 

Toca volver a la realidad.

Toca

Toca

Toca

 

¿Toca?

 

El Golfo 27 de junio 2009

 

Comments 3 Comments »

El ser humano tiene la imperiosa necesidad de dejar sus huellas allá donde va.

Hace poco fui con una amiga que nunca estuvo aquí, dentro de un volcán.

¡Imaginen Ustedes, lo salvaje y puro que puede ser!

 

Pues alguien decidió romper el paso del tiempo, la fuerza del lugar, ordenando las piedras volcánicas formando cómo una espiral y no quedándose contento con ello, formó estatuillas piedra sobre piedra, aquí y allá.

 

¡No lo entiendo!

¿Por qué esa necesidad de perturbar un lugar natural?

¿Por qué no dejar que todos disfrutemos de la virginidad de semejante sitio leyendo sus propias huellas y no la de los que decidieron dejar las suyas Dios sabe en nombre de qué?

Y ¡cómo no! Siempre dejando las huellas de basura aquí y allá tan de moda en un momento en el que la consciencia ecológica está tan de moda.

 

No hay lugar virgen en ésta isla que no tenga sus botellas de plástico rodadas por el viento, sus latas vacías, algunas oxidadas ya, sus colillas, desperdicios dejados por alguien a quien no dudo, le flipó el lugar cuando llegó.

 

Cada vez que voy a ese volcán, a alguna calita o a lo alto de una montaña, siempre vuelvo con una bolsa llena de la mierda de los demás… No dudo que de gente de todas partes y de toda condición  que pasó por aquí

 

Aunque cómo dicen los que tienen establecimientos públicos, los más guarros: los más pijos, elegantes y muy a la última de todo, respetados altos cargos de, con niños vestidos cómo gemelos (Dios sabrá por qué esa gente necesita anular la personalidad de los niños vistiéndoles igual aunque sean de distinto sexo) paseándose al atardecer con gafas de sol.

Y toda esa gente “tan guay” que viven en urbanizaciones muy de la alta, con su piscina y no vaya a faltar la famosa pista de paddle que el Sr. Aznar tanto puso de moda años atrás.

Gente que viene aquí y nos deja el sucio recuerdo que aquí estuvieron alguna vez.

 

Me da asco toda esa gente concienciada que son los primeros en llenárseles la boca de reciclaje y ecologismo mientras se pasean con sus retoños que se suenan los mocos y junto con el papel del caramelo, lo dejan tras ellos en la cera.

 

Asqueada de reciclar para ver que un mismo camión recoge toda la mierda mezclándola bien.

Asqueada de la falta de respeto por la virginidad de los sitios marcando huellas como lo hacen los perros en las farolas y orgullosos de haberle metido mano a algo tan ancestralmente virgen y fijo que toman fotos para alardear con los colegas de su falta de razonamiento y sensibilidad.

 

Hay algo que cada vez tengo más claro: Destruiremos la Tierra porque somos así.

Pese a todas las alarmas, se siguen talando bosques como quien sesga trigo.

Se sigue contaminando el aire, el agua obviando que la miseria está a la vuelta de la esquina porque ésta faltará, hecho ya tan evidente hoy.

Y es que en el fondo lo que prevalece es “Yo no lo veré. No me tocará vivirlo a mí” y mientras tanto se seguirá recogiendo chapapote, basura en la naturaleza y se seguirá comiendo comida basura que tanto alimenta a los cánceres, orgullosos esos papás de ir al MC Donals y compañía.

Los supers seguirán tirando kilos y kilos de alimentos antes de abaratarlos para que la gente humilde pueda alimentarse en condiciones ya que hacerlo, en lujo se tornó.

Y no olvidemos las toneladas de comida en general que se tiran en los vertederos mientras miles de personas mueren cada día de hambre ¡Absurdo!

Y mientras se sigan alterando las semillas para obtener que tanto frutas como verduras tenga el mismo diámetro, ancho e insulso sabor, llegará un día que con cuatro pastillas a Vivir sin Vivir…

 

Así somos y hace tiempo que perdí la fe en el ser humano ya que como dijo Einsten:

En el mundo hay dos cosas infinitas: El Universo y la estupidez humana.

 

¡Somos así!

Comments No Comments »

 

Vivo en una isla y ésta es la primera vez que vengo a la playa después de 2 años de enfermedad.

Bueno, estoy más bien en una calita que me gusta más que la playa. Es más incómodo, dicen, porque no te puedes tumbar en la arena, no hay chiringuito con cervecita fresquita, ni gente a la que admirar o criticar…

Sin embargo hay inmensas lajas en las que me siento como en la arena, rodeadas de una inmensidad a la que solo te puedes entregar sin criticar.

 

¡Necesitaba Aire! Sonido de Mar y Viento… Algo que destapase la botella en la que se convirtió mi cabeza y dejase escapar tantos pensamientos que más, no caben ya..

 

No logro aquí, hablar de tu a tú cómo dicen.

Cierto es que lo hago a través de lo que aquí publico aunque hasta yo lo siento impersonal. Sin embargo nada más lejos de la realidad porque son reflexiones hechas desde mis huellas… Mis adentros.

 

También es cierto que he hecho un alto en la quimio… Un alto que ya se convierte en parón y que me tiene tanto alucinada como acojonada.

Cuando empecé mi tratamiento, los valores tumorales estaban en 140 ya era grado IV metastásico.

Después de casi dos años de tratamiento, hace 6 meses, paré estando a 20. Desde entonces, suben, suben y hoy rondan los 90,

 

Pero en estos 6 meses me pude ir de viaje dos veces, me creció el pelo aunque del todo no lo perdí, engordé allá donde una mujer necesita jejeje en fin, unos 6 kilitos que falta me hacían y disfruté (nunca lo suficiente) trayéndome conmigo, momentos imborrables

.

Una vez aquí, mi imaginación voló alto y mucho creé y pese a las cifras ¡Estoy cómo nunca! Me encuentro genial- Por lo demás mi analítica es perfecta, no me duele nada, tengo una energía impresionante…

Y sin embargo, desde hace un mes,  me asechan perturbadores pensamientos que se pelean entre sí cómo lo harían las Voces que uno lleva dentro:

“Tienes que volver a la quimio”

“¡Vaya gilipollez! Estoy de puta madre”

“Si… Pero esto sigue subiendo…”

“Ya pero aún así, ni un signo de alarma en mi termómetro interior”

“Ya… Pero estabas de lujo cuando te anunciaron que te tocó el gordo… Solo un dolor de espalda, fatiga… ¡El cáncer no duele! ¿Te acuerdas?”

 

Y así ando. Peleándose en mí esas Voces a las que aquí les dediqué una página.

 

Quizás el lío me viene de fuera… Se me juntaron muchas cosas poco positivas.

Últimamente tuve con una amiga, una fuerte discusión (que me pilló con las defensas emocionales bajas) y que todavía llevo en mi corazón.

Mi coche escachado…

Amigos que me achuchan para que retome la quimio…

Otros que “no opinan” delatándoles su mirada.

Otros se alegran… Callando lo que piensan.

Los optimistas confunden éstas vacaciones con que curada ya estoy:

“Se te ve tan bien. Es que la última vez que te vi me asusté” Y aquella vez me dijo ¡Que bien estás!

Se que es más complicado para los demás que para el que padece un cáncer. La gente en general no sabe cómo lidiar con ello. La sinceridad es la clave como para todo en la vida.

Y que nadie crea que me he olvidado de que lo tengo…

 

Por otra parte está Él.

Siempre está..

Es un amigo de esos de verdad, amigo del Alma, amigo de corazón. Este fin de semana no estaba muy allá. De pronto apareció al no saber de mí, rompiendo su más que lleno domingo, por pasarse tan solo sea 10 minutos y asegurarse que todo va bien. ¡Me emocionó!

Es un amigo incondicional que desde el principio siempre estuvo y lo que es más Grande para mí, es que siempre creyó en mí.

Abrazarle, es cómo abrazar a un árbol que te transmite toda su energía, su paz.

Es cómo tumbarse dentro del cráter de un volcán o nadar en la mar.

 

Ayer vi a mi oncólogo como cada 15 días y alucinado está como yo.

Así que aparto tanto negro pensamiento y sin olvidar que ando día a día en un terreno algo pantanoso e incierto, dejo que mi sexto sentido me siga susurrando la verdad y con ella, expectante, sigo en la lucha del ¡Vivir Viviendo!

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments No Comments »

Uno de los problemas que surgen cuando te detectan un cáncer, es que con el tiempo, te incapacitan, te recortan tus ingresos al devenir de noche a la mañana, una pensionista más.

Cierto es que con 4 sesiones de quimio, mediando 1 semana de descanso para asumirlas y vuelta a empezar, no se tiene ni la fuerza, ni las ganas, ni la posibilidad de mantenerse en un puesto de trabajo.

No hacer nada tampoco es bueno así que ya que he tenido la suerte de haber nacido en un hogar en donde siempre vi  hacer de todo. (Mi padre era grabador, pintor, escultor, así como mi hermano y su madre), pese a no tener su talento, me lancé a hacer unos portavelas con flores, hojas que recojo y seco…

Estamos en  crisis. Lo se y lo noto, pero aquí deseo traeros algunos de mis portavelas y ¿Quién sabe? Quizás alguien desee tener uno. Esto va tanto para particulares, como pubs, restaurantes, chiringuitos etc….

Dan un ambiente cálido y diferente, En breve traeré por aquí los Grandes.

 

Espero les guste.

Sophie

 

Comments No Comments »

Estrella de mar. Foto O.C.M.

 

 Hoy me he dado cuenta que mi blog, es un fiel reflejo de mí.

 

En Marzo, hago éste blog para hablar de cáncer, con nadie con quién hablar de ello.

Así que empiezo a oír “Voces” que me pierden entre volcanes mirando cómo Clara tiene “Las Ideas Claras” y recuerdo “La Lucha Del Vivir”, pierdo “Aquel Anillo En El Pulgar” y empiezo a sumergirme  “Tejiendo En La Oscuridad De Internet” hasta que me topo con Los Mágicos “Gracias Teatro Mágico”.

 

Me paré para ver un rato la tele “Buscando La Verdad”, lo que me llevó a alejarme un tiempo y ocuparme de las plantas, mimando mis marihuanas pensando en “La Doble Moral”

 

El mes siguiente pasé por Madrid, luego Francia donde me violó “El Deseo” y saboreé más que nunca, mi sexto mes sin quimio. 

Descanso merecido después de año y medio de caña.

Y nunca me sentí tan bien como hoy.

 

Sin embargo a la vuelta, la realidad llamó a mi puerta otra vez. 

Pese a todo, los valores tumorales se dispararon y “Queriendo Aún Creer” aterricé en los “Cementerios”

 

Cada post como se dice ahora (que para mí seguirá siendo una reflexión, un escrito, un pensamiento) tiene la letra distintas, temas dispares…

 

¿Desorden?

¡Impulsos!

 

Y seguiré desordenadamente, volcando aquí mis impulsos.

 Hoy menos serios.

 Se extienden mis vacaciones y no toca hablar de cáncer. Se es más veraz cuando circula el veneno en las venas.

 

Saboreo…

¡Vivo Viviendo!

 

 

 

 

 

Comments No Comments »