Archive for the “Cosas De Nuestra Sociedad” Category

 (Capitulo I No Creo En Dios)

 

Y llegó el domingo.

Como una  ingenua, a la iglesia me acerqué al medio día…

No estaba.

Eso sí. Estaban todas las velas de mentira que duran encendidas durante un euro de tiempo.

¿Quién patentaría el coste de un euro de llama? (Ya todas las iglesias poseen este mismo modelo).

 

Mientras me preguntaba quien se habría llevado el portavelas, se oyó un estruendo tremendo detrás de mí.

Enfrente de la Virgen, una niña de unos 2 años se cayó patrás de lo alto del banco de madera.

La madre acongojada de su despiste oratorio,  la cogió en brazos y directa a la pila corrió y con gestos nerviosos,  le fue echando  en la cabeza ráfagas de agua bendita  para acallar su llanto.

 

Dos señoras miraban con desaprobación y yo, la aprobación en la mirada de la Virgen.

 

Al haber ido con una amiga, nos preguntamos quien se lo pudo llevar…

¿Algún devoto feligrés o un ateo curiosón?

¿Algún turista creyente o un turista que entró para hacerle una foto a la Virgen y quizás pensó que era un souvenir?

 

O fue retirada por el Sr. cura que no desea otro rastro en “su” iglesia que la maquina del tiempo por un euro de llama y las velas rojas de los chinos que sigue trayendo la gente sin poderlo él evitar y que se tiran cuando se cierran las puertas de las iglesias, no vayan a terminar ardiendo de fe olvidándose que la mayoría de las iglesias son centenarias justamente sostenidas por las llamas de las velas de la fe.

 

También es posible que retirase mi portavela porque desentonaba con  las demás color rojo o blanco.

O quizás también porque no dudo que a los pies de la virgen más de una ofrenda se deja y no está de buen ver que estén expuestas las ofrendas sin ton ni son.

Crean desorden.

Rompen la tan nombrada estética tan obligada hoy en día.

O simplemente la puso en resguardo en la sacristía…

 

Voy a intentar no ser mal pensada e imaginar que el Sr cura va guardando todas las ofrendas que sacará para la romería, el día de los Dolores. El día de la Virgen…

 

Les invito a decirme qué otros por qués se les ocurre y mientras tanto…

Se lo preguntaré al Sr. cura.

 

Si les place, nos veremos en el capitulo 3 de  la investigación del portavelas perdido entre los caminos inescrutables de Dios.

 

 

 

 

Comments 4 Comments »

Es curioso…Cuanto más nos rodea la mentira, más buscamos la verdad.

 

Estamos rodeados de mentiras televisivas invitándonos a  creer en productos mágicos, elixires de la felicidad que te devuelven una esbelta figura, te rejuvenecen siendo capaces de doblegar algo tan inexpugnable como es el ciclo natural de la vida.

 

Vivimos rodeados de mentiras políticas.

Promesas falsas metidas en una olla a presión que a la larga explotan con la corrupción.

 

Y sin embargo ¡Creemos!

Compramos convencidos que los milagros solo son cuestión de precio.

 

En las urnas elevamos a quién nos dirige hoy, soñando que con éste, si lograremos ese sueldo digno, esa casa digna a un precio digno, esa policía transparente, esa educación sin puertas con detectores de metales y volvemos a creer que nuestro voto, nos abrirá la puerta de lo que es justo, sin más.

¡Mentiras!

 

Y en medio de tanta mentira…

Llegó la verdad televisiva de la mano de la máquina de la Verdad o las infalibles pruebas de ADN.

Aquellas cosas de películas, que hoy, están al alcance de ti y de mí, si la vergüenza por airear tu vida en Tv. no te lo impide.

 

Hoy vi dos casos idénticos.

Un padre, una hija. Ambos buscando la verdad.

 

Padre desconocedor de su posible paternidad.

Hija en busca de la verdad.

 

Tragedia o alegría en dos actos mediando quince días entre ellos.

 

Primer acercamiento televisivo en el que dos seres humanos que, hasta hoy no solo eran dos desconocidos sino además ajenos de su posible filiación, van a descubrir la verdad.

Se conocen en el plató poniéndonos sus corazones en bandeja y han de esperar un par de semanas para que el resultado del ADN solucione su necesidad de la verdad, si ansia de amor filial.

 

Pero ¿Qué ocurre durante la espera?

Aprenden a conocerse  y hasta se reconocen, se aceptan. Entran con pies de plomo encajando ese puzzle familiar…

 ¡La hija encontró un padre! ¡El padre, una hija!

 

Y pasados 15 días, vuelven al plató para que ante miles de espectadores, la ciencia selle su ya convicción filial.

 Hoy,  el ADN certifica que….

 Redoble de tambores, silencio sepulcral…

Espera premeditada y cronometrada para que hasta te llegue a ti a través de la pantalla, el batir de sus corazones. El sudor del miedo a saber, tragando la última amarga saliva del no saber.

 

Y el ADN certifica que…

¡No son padre e hija!

 

Miradas inquietas que no se atreven ni a cruzarse ni a posarse en otras miradas…

Angustia, decepción…

 

¿Y ahora qué?

 

Hace unos segundos no tuvieron dudas en sus corazones.

Hasta se encontraron parecido físico, manías idénticas…

 

Les quedan dos caminos.

Cerrar una nueva búsqueda dolorosa porque en fin de cuentas ya se sienten padre e hija… ¡Desearon tanto serlo! Que ya da igual lo que diga el ADN ya que manda el corazón.

O

Despedirse con un ¿Qué pena! Y seguir buscando, imagino que ya con el corazón herido y el miedo a otra posible “verdad”

 

Septiembre 2007

 

 

 

Comments 2 Comments »

 El pelo es sensual.

Los hombres dicen que es una de las grandes armas seductoras de la mujer.

Si para el hombre el pelo de una mujer es erótico, entonces ¿Por qué castigan a las mujeres con esa falta de sensualidad?

 

Sentir el pelo de un hombre acariciarte el cuello, con su roce erizarte los pezones, enredar tus dedos en él, guiando su boca hacía la fuente de la vida…

¿No es el mismo sentir que ese roce de una melena acariciando el cuello, el torso, la entrepierna llegando suavemente hasta el miembro viril?

 

El pelo siempre evoca suavidad, sensualidad, sin embargo lo que se lleva en estos tiempos que ya para mí, duran en demasía, es ese pelo rapado de corte cuadrado cual marines de hierro, caras de CSI.

No lo puedo evitar.

A mí me recuerda a los militares, las SS, los cabezas cuadradas, la dictadura más dura, la dureza del gesto, la dureza del Alma  que no sinónimo de la dureza de la bragueta.

 

Veo a todos esos jóvenes y no tan jóvenes que me recuerdan aquella canción de Sabina: “… Ponte gomina que no te despeine el vientecillo de la libertad”

 

El problema está que a la par del corte de pelo de los hombres, va la sociedad. Hacía un camino dictatorial, intransigente con los que son  distintos.

Distintos por su forma de pensar, de amar (por  mucho día del orgullo gay), por su color de piel, lo abultado de la cartera, la falta de marcas en la ropa, las gafas que ya parecen más un cartel publicitario que unos anteojos…

 

Y es que en el mundo hay un movimiento dictatorial que tanto me recuerda a las camisas azules brazo en alto cantando el cara al sol.

Porque uno puede sentirse patriota sin sentirse dictador.

 

La cabeza de los hombros que cruzo hoy, me recuerda que la vida y la política forman parte de la misma Rueda y es que se añoran demasiado tiempo las buenas épocas que no parecen querer volver y retorna lo peor de lo conocido en un pis pas.

 

La memoria del ser humano es bien fugaz y en el olvido se pierden los horrores cometidos por otras tantas cabezas de pelo pincho que pincha como el aguijón que tortura, la mordaza que calla a los escritores, cantautores. cuando no los mata.

 

Yo tengo un problema de conciencia con todas esas estatuas de Franco que en España cada pueblo está derribando, enterrando en el olvido de la historia tan cercana para mí y tan lejana para los que imberbes de hoy.

Creo que el ser humano necesita tener enfrente la vergüenza de su pasado para no olvidarla y no repetirla una vez más.

Cada país, en su capital,  debería tener una plaza en donde se erijan y nunca se derrumben, todas esas estatuas que representan el más negro corazón de su Historia…Quizás entonces dejaremos de repetir todo aquello de lo que aún hoy, de vergüenza, nos hace sonrojar.

Pero pasa como con nuestros malos recuerdos, las vivencias oscuras, las torturas sufridas por nuestra propia Alma, creemos que guardándolas en el cajón del “olvido” de la memoria, nos aseguramos que desaparecerán y nunca volverán. Quizás por ello, solemos repetir lo que ya juramos no volveríamos a vivir.

 

Independientemente de la Historia sugiero a los hombres, que nos vuelvan a hacer volar con su pelo, su media melena, su larga melena porque también descubrirían un nuevo placer sintiendo sus dedos deslizarse en su pelo.

 

Da igual lo largo del pelo pero por Dios, que todas esas adolescentes sientan por una vez, lo que tanto, ellos dicen sentir al acariciar el pelo de una mujer.

Esa sensualidad, ese erotismo cuando deslizas tus dedos en la suavidad del pelo masculino y que les den a sus chicas, la oportunidad de vibrar con ese vientecillo de la libertad.

 

 

Comments 2 Comments »

 

Hace un par de días, haciendo zaping , caí en una peli en la que buscaban a un hombre.

“Ah si. Ese es el aturdidor” dijo un señor y ante la cara del policía, añadió:

“Trabaja en el matadero. Es el que da los mazazos en la sien de las vacas          para aturdirlas antes de pasar a la cámara de la muerte”.

 

¿Se imaginan ustedes 8h dando mazazos en la sien de un animal?

¿Se torna en un simple gesto rutinario, repetitivo, tan anclado en el cerebro que ya ni se piensa en lo que se está haciendo?

 

Yo me imagino el primer día de trabajo (Hoy en día está la cosa tan chunga ¡Que te apuntas a lo que salga!)

¡Dios! Mazo en mano hay que asestar ese golpe que supuestamente o no, está pensado para suavizar al animal el sufrimiento final. Tienes que estar convencido de tu buena acción, y no fallar…

 

Dicen que los que durante 8h hacen un gesto mecánico, sueñan con ello y sus reflejos para lo demás disminuyen. No se si es cierto. Lo que está claro es que imagino que aturdir durante 8h al día, tiene que dejarte aturdido si o si.

 

¿Dónde encajas en tu mente esa función diaria?

¿Cómo lidias con ello cuando aturdido, dejas de aturdir?

Quizás justamente porque aturdido acabas, anulas el pensar.

 

Aturdimiento…

 

Recuerdo que cuando se extendió la ruta del bacalao, mi padre decía que estaba pensado para aturdir el pensamiento de los jóvenes y así evitar que tomen consciencia de los problemas que les rodeaba… Zombis aturdidos no conscientes de lo que pasa alrededor.

 

Mis pensamientos retornan al aturdidor que no se cómo logra deshacerse del olor a miedo y muerte que le rodea durante 8h de su día… Y en su retina, la mirada, que imagino, ya no mira, ni siente, de esa res que sabe, que a la muerte va.

 

No le queda otra que pensar que su labor es una buena acción ya que acorta el sufrimiento del último momento…

Cómo pegarle un tiro a tu más querido caballo que sufre por una nefasta caída… O… Como esa primera inyección que se administra a los condenados a muerte para borrar de su mente, que va hacía ella.

 

Seguro que cuando me llegue el momento, me gustaría tener un “aturdidor” a mi lado que me inicie hacia la muerte porque el ser humano. no desea sentir que le llegó su momento de partir y al enfrentarse a su peor enemigo: El Miedo A Morir, le gustaría que le entibiasen ese “instante” previo con un deseado “mazazo” que nuble la mente del pensar y le allane el camino del morir.

 

¡Admiro todos los que durante 8 horas, conviven con la muerte!

 

Comments 4 Comments »

El ser humano tiene la imperiosa necesidad de dejar sus huellas allá donde va.

Hace poco fui con una amiga que nunca estuvo aquí, dentro de un volcán.

¡Imaginen Ustedes, lo salvaje y puro que puede ser!

 

Pues alguien decidió romper el paso del tiempo, la fuerza del lugar, ordenando las piedras volcánicas formando cómo una espiral y no quedándose contento con ello, formó estatuillas piedra sobre piedra, aquí y allá.

 

¡No lo entiendo!

¿Por qué esa necesidad de perturbar un lugar natural?

¿Por qué no dejar que todos disfrutemos de la virginidad de semejante sitio leyendo sus propias huellas y no la de los que decidieron dejar las suyas Dios sabe en nombre de qué?

Y ¡cómo no! Siempre dejando las huellas de basura aquí y allá tan de moda en un momento en el que la consciencia ecológica está tan de moda.

 

No hay lugar virgen en ésta isla que no tenga sus botellas de plástico rodadas por el viento, sus latas vacías, algunas oxidadas ya, sus colillas, desperdicios dejados por alguien a quien no dudo, le flipó el lugar cuando llegó.

 

Cada vez que voy a ese volcán, a alguna calita o a lo alto de una montaña, siempre vuelvo con una bolsa llena de la mierda de los demás… No dudo que de gente de todas partes y de toda condición  que pasó por aquí

 

Aunque cómo dicen los que tienen establecimientos públicos, los más guarros: los más pijos, elegantes y muy a la última de todo, respetados altos cargos de, con niños vestidos cómo gemelos (Dios sabrá por qué esa gente necesita anular la personalidad de los niños vistiéndoles igual aunque sean de distinto sexo) paseándose al atardecer con gafas de sol.

Y toda esa gente “tan guay” que viven en urbanizaciones muy de la alta, con su piscina y no vaya a faltar la famosa pista de paddle que el Sr. Aznar tanto puso de moda años atrás.

Gente que viene aquí y nos deja el sucio recuerdo que aquí estuvieron alguna vez.

 

Me da asco toda esa gente concienciada que son los primeros en llenárseles la boca de reciclaje y ecologismo mientras se pasean con sus retoños que se suenan los mocos y junto con el papel del caramelo, lo dejan tras ellos en la cera.

 

Asqueada de reciclar para ver que un mismo camión recoge toda la mierda mezclándola bien.

Asqueada de la falta de respeto por la virginidad de los sitios marcando huellas como lo hacen los perros en las farolas y orgullosos de haberle metido mano a algo tan ancestralmente virgen y fijo que toman fotos para alardear con los colegas de su falta de razonamiento y sensibilidad.

 

Hay algo que cada vez tengo más claro: Destruiremos la Tierra porque somos así.

Pese a todas las alarmas, se siguen talando bosques como quien sesga trigo.

Se sigue contaminando el aire, el agua obviando que la miseria está a la vuelta de la esquina porque ésta faltará, hecho ya tan evidente hoy.

Y es que en el fondo lo que prevalece es “Yo no lo veré. No me tocará vivirlo a mí” y mientras tanto se seguirá recogiendo chapapote, basura en la naturaleza y se seguirá comiendo comida basura que tanto alimenta a los cánceres, orgullosos esos papás de ir al MC Donals y compañía.

Los supers seguirán tirando kilos y kilos de alimentos antes de abaratarlos para que la gente humilde pueda alimentarse en condiciones ya que hacerlo, en lujo se tornó.

Y no olvidemos las toneladas de comida en general que se tiran en los vertederos mientras miles de personas mueren cada día de hambre ¡Absurdo!

Y mientras se sigan alterando las semillas para obtener que tanto frutas como verduras tenga el mismo diámetro, ancho e insulso sabor, llegará un día que con cuatro pastillas a Vivir sin Vivir…

 

Así somos y hace tiempo que perdí la fe en el ser humano ya que como dijo Einsten:

En el mundo hay dos cosas infinitas: El Universo y la estupidez humana.

 

¡Somos así!

Comments No Comments »