(Capitulo I No Creo En Dios)

 

Y llegó el domingo.

Como una  ingenua, a la iglesia me acerqué al medio día…

No estaba.

Eso sí. Estaban todas las velas de mentira que duran encendidas durante un euro de tiempo.

¿Quién patentaría el coste de un euro de llama? (Ya todas las iglesias poseen este mismo modelo).

 

Mientras me preguntaba quien se habría llevado el portavelas, se oyó un estruendo tremendo detrás de mí.

Enfrente de la Virgen, una niña de unos 2 años se cayó patrás de lo alto del banco de madera.

La madre acongojada de su despiste oratorio,  la cogió en brazos y directa a la pila corrió y con gestos nerviosos,  le fue echando  en la cabeza ráfagas de agua bendita  para acallar su llanto.

 

Dos señoras miraban con desaprobación y yo, la aprobación en la mirada de la Virgen.

 

Al haber ido con una amiga, nos preguntamos quien se lo pudo llevar…

¿Algún devoto feligrés o un ateo curiosón?

¿Algún turista creyente o un turista que entró para hacerle una foto a la Virgen y quizás pensó que era un souvenir?

 

O fue retirada por el Sr. cura que no desea otro rastro en “su” iglesia que la maquina del tiempo por un euro de llama y las velas rojas de los chinos que sigue trayendo la gente sin poderlo él evitar y que se tiran cuando se cierran las puertas de las iglesias, no vayan a terminar ardiendo de fe olvidándose que la mayoría de las iglesias son centenarias justamente sostenidas por las llamas de las velas de la fe.

 

También es posible que retirase mi portavela porque desentonaba con  las demás color rojo o blanco.

O quizás también porque no dudo que a los pies de la virgen más de una ofrenda se deja y no está de buen ver que estén expuestas las ofrendas sin ton ni son.

Crean desorden.

Rompen la tan nombrada estética tan obligada hoy en día.

O simplemente la puso en resguardo en la sacristía…

 

Voy a intentar no ser mal pensada e imaginar que el Sr cura va guardando todas las ofrendas que sacará para la romería, el día de los Dolores. El día de la Virgen…

 

Les invito a decirme qué otros por qués se les ocurre y mientras tanto…

Se lo preguntaré al Sr. cura.

 

Si les place, nos veremos en el capitulo 3 de  la investigación del portavelas perdido entre los caminos inescrutables de Dios.

 

 

 

 



4 Responses to “A la búsqueda del portavelas perdido por Los Caminos Inescrutables De Dios… Capitulo II”

  1.   pluriempleadasincobraruncentimo Says:

    Yo hace mucho que dejé de creer en dioses y en iglesias. No entiendo tanto lujos para rezar. Tantas joyas, tanto oro ¿para qué? A esa figura de madera no le hace falta, a otras personas si. Una vela tuya si la encendería, una de la iglesia no. Un beso

  2.   farero Says:

    jajajjajajajja te juro que me encnatan tus aventuras de investigación jajajajjajjajaa
    y mira, jajajjaja te juro que al leerte me estoy imaginando a las viejas indignadas por los lloros de esa pobre niña que lo único que hace el aliviar su dolor al llorar… hasta me las imagino diciendo en voz baja entre ellas que mal educada esa niña y la culpa es de su madre jajjajajajajajajaa
    yo creo que tu portavelas tiene tanta magia que el cura que no ve mas alla de lo que su biblia le deja dijo… esto no esta dentro de lo que me marca mi libro sabio… esto tiene que salir de aquí… esto lo dejo un pecadora jajajjajajaa
    mi niña me lo tomo a bromita porque me resultan divertidas tus historias… aunque porfi pregunta al sr cura que tengo curiosidad por saber que pasó jejjejejjeje…pero lo que si que no me tomo a broma son tus portavelas porque se lo magicos que son y se cuanto trabajo y amor llevan… no puede ser de otra forma si salen de ti!!!
    estaré impaciente para leer el tercer capitulo jejejejjjjeje
    te adoro!!!

  3.   aida rios Says:

    Hola!

    veo que has puesto una de mis ilustraciones, bueno verla verla lo que se dice verla no pq cuando abres la página las imagenes no se ven. esta bien saber que mi trabajo sirve para algo…

    aida

  4.   sophie Says:

    Hola Aida
    Quiero pedirte disculpas porque estaba segura de haber puesto tu nombre bajo la foto. Siempre lo hago menos las que son mías que suelen ser de la isla.
    Una pena que no la veas. Es la cara con la lupa.
    Vuelvo a pedirte disculpas y agradecer que te pases por aquí. Me gustan tus ilustraciones.
    Un abrazo
    Sophie

Leave a Reply