Hoy, siento mis pies.

Durante casi dos años mis pies se convirtieron en bloques de hormigón.

Pesados, dolorosos, insensiblemente sensibles.

 

Hoy siento mis manos.

Revivieron antes que mis pies aunque tuve que dejar de hacer aquella artesanía con objetos diminutos que no sentía y perdía por el camino.

 

Dejé de ponerme aquellos pendientes que se cierran detrás de la oreja introduciendo esa pequeña esferita que tiene ese agujerito tan pequeñito. Jejjeje no me acuerdo del nombre.

Siempre terminaba a cuatro patas buscándola.

Por causa del Oxiloplatino, mis manos no solo no sentían sino lo que sentían eran dedos acorchados, con una sensibilidad alterada, disminuida pero a su vez aumentada, desconocida y desagradable con hormigueos, adormecimiento, hinchazón llegando a provocarme hasta dolor, falseando el sentir.

La ducha, el baño de mar se convirtieron en tortura.

Vi poco a poco  mis placeres tornarse en desagradables experiencias.

Se suele recobrar alrededor del 70% y lo que no se recobra en 2 años sin tratamiento, no se vuelve a regenerar.

 

El cáncer de colón como todos, tiene adjudicado un protocólogo bien definido.

Es decir una serie de “sueros quimioterápicos” que se administran según el cáncer a tratar. En resumidas cuentas cada cáncer lleva el mismo tratamiento con leves diferencias. Luego depende bien hacer del oncólogo para alterar, variar, añadir o quitar según qué “droga”.

 

La queja que más se oye en la sala de espera de la consulta de oncología es la falta de información.

 

“Me han dicho que me darán quimio” “¿Me van a ingresar?”

“¿Duele?”

“¿Cómo se toma?”

“¿Se me caerá el pelo?”

“Me han dicho que me pondrán un catéter sin anestesia” “¿Duele mucho?”

“¿Por qué no me inyectan en la vena?”

Etc… etc… etc…

 

Y ustedes pensarán: “¿Y por qué no hacen esas preguntas en la consulta?”

 

La primera consulta es la peor.

Casi siempre es cuando te enteras de lo que realmente tienes.

Te quedas de piedra. Sin habla. Muda.

Aterrorizada pensando que es imposible. Que aquello es un mal sueño.

Y al salir, es cuando se agolpan todas aquellas preguntas que no hiciste pero no volverás a ver al oncólogo hasta dentro de 15 o 21 días entonces llega la angustia, se juntan los peores fantasmas de lo que te va a pasar hasta que preguntas a las enfermeras o pacientes si te da tiempo a ello. Si no, vas descubriéndolo por ti misma.

 

El problema es el de siempre. Lo que para nosotros es la primera vez, para el oncólogo es la milésima vez y se olvidan que no entendemos de catéteres, quimios ni nada que se le parezca.

 

El responsable de que se te caiga el pelo es un solo “suero” que se suele administrar sobretodo a las pacientes con cáncer de pecho.

Nunca me quedé calva pero no me lo dijeron. Solo perdí un 70% de pelo en la segunda fase. (Cada fase dura 14 sesiones, unos 7 meses)

 

Hoy, después de casi 10 meses sin tratamiento, rememoro todo lo vivido por motivos bien concretos.

Siempre dije que en todo este tiempo no me he olvidado de mi enfermedad. ¿Cómo me voy a olvidar si me tiene cogida por los ovarios de por vida?

Necesitaba este descanso. Nadie puede imaginar cuanto.

Que me arriesgué es cierto pero hoy no me arrepiento de ninguna decisión tomada. Hoy como se suele decir, que me quiten lo vivido, soñado, bailado, andado.

Y siempre dije que más que a las cifras de los valores tumorales, seguiría mi termómetro interior y mientras que yo sintiese que estaba divina de la muerte, sin tratamiento seguiría pero también que cuando ese termómetro me indicara que algo va mal, lo diría y tomaría las actuaciones pertinentes.

 

La verdad es que de alguna manera, uno logra acallar esos avisitos recurriendo a muchas cosas como de alguna manera dije cuando escribí mi relación con mi Okupa.

También es cierto que hasta que no lo verbalizas es como si lo mantuvieses oculto.

Quiero decir que difícil es decir “No estoy bien”

A mi Farero que es mi confidente, mi amigo, mi buena y mágica estrella, hace un par de días, cómo siempre que algo me ronda en la cabeza y no logra salir por mi boca, se lo dije y hablamos de ello.

 

Y hoy no solo lo dije en el hospital sino que lo digo aquí. “Algo va mal. No estoy bien.”

Y me hace bien articular éstas palabras.

 

Quizás a partir de ahora, Sophie hablará más de cáncer.

Ya dije en otra ocasión que muchas veces uno solo es veraz cuando el dolor circula por las venas. He intentado lidiar con ese okupa que llevo dentro.

He aguantado el tipo casi 10 meses sin tratamiento, viviendo a tope.

Desde hace 15 días he comprendido que se derrumbó el pacto

Hay que pasar al acto.

 

No oculto aquí que a veces siento que he fracasado.

Otras que he sobrevivido.

Algunas pocas, que no quiero luchar más.

Retornar a lo conocido, lo vivido, lo sufrido, me aterra, no lo voy a negar. Pero quién me conoce sabe que a lo largo de mi vida he salido de pozos muy profundos a base de tesón. Y no pienso darle a este hijo de puta ni la más remota ilusión que tiene la partida ganada porque voy a por él con las pilas cargadas a mil, con el convencimiento que le va a costar asumir la ostia que le voy a meter en breve.

 

20 días después de escribir esto, ha empezado el “traitrai” de médicos, pruebas, cirujanos, protocólogos oncológicos. El viernes me ponen el catéter… El miércoles empiezo.

 

Pero hasta entonces, quiero quedarme con lo vivido el 12 de septiembre día de Romería, día de peregrinaje. Anduve unos 20 kilómetros ataviada de romera como miles de personas más. Y eso señores, no me lo quita ni Dios!

 

Así que me despido con aires romeros, con magia conejera, con ilusión de andar, bailar, cantar, reír retornando el año que viene, y soñar que seguiré por mucho tiempo viviendo ¡Viviendo!

Comments 2 Comments »

playa de Orzola

Vivo en un lugar de vacaciones.

Durante algún tiempo recibí a los turistas desde las recepciones de los hoteles

“Señores, ¡Bienvenidos al relax!”

 

A veces, los observo en la playa.

 

La playa es como el patio de un colegio privado.

Todos llevan el mismo uniforme.

Nadie es más que otro… Solo quizás en la altivez del mirar, lo abultado de la cartera y las cholas de piel.

Pero impera el bañador, las camisetas, los pareos y la ansiada felicidad.

 

Veo a señores que parecen haber colgado el traje-corbata y cerrado su despacho antesdeayer…

Aquí ya no es el director.

Es la primera desconexión que anuncia la llegada de las vacaciones.

Es uno más.

 

Aquí el papá redescubre lo que ha de ser, ser papá.

La mamá redescubre la vida de una No pluriempleada ama de casa.

Los niños redescubren a los papás.

Las parejas se reencuentran.

El deseo de todos ¡Resurge!

Se redescubre el amor de la adolescencia, el de la pasión, el del deseo que rompe barreras, horarios y la predicada decencia.

Y se promete una nueva vida a veces incluyendo el deseo de un nuevo retoño o aún en la inconsciencia de ya haberlo concebido.

Una  vida con más relax, mas ¡Vivir la vida! Más gimnasio, más vida sana, más dieta, más sexo, más dialogo y juegos con los niños, más comprensión.

 

Se toman muchas decisiones comprometidas que con los ojos cerrados tomando el sol, parecen fáciles de cumplir, pensando en todas aquellas cosas dejadas de lado por falta de serenidad, por las prisas de la ciudad y se promete firmemente cambiar y acercarse a la forma de relacionarse a la orillita del mar.

 

En quince días sienten que el puzzle de la felicidad por fin encajó y que mantener el rumbo, no es tan complicado como pensaban 15 días atrás.

 

Y… Llega el último día.

Cierran las maletas y llenos de ilusiones con tantos propósitos firmes, sonrientes nos dicen adiós y a casa regresan.

 

Cuelgan el uniforme playero, vuelven el traje chaqueta-corbata, las compras escolares, los nervios en los atascos, las deudas del verano, la vuelta al trabajo donde más que darles la bienvenida, estresados, miran con recelo el reciente bronceado… y los niños que siguen reclamando aquellos caprichos veraniegos complacidos, sin comprender que ya se agotó el presupuesto para otorgarlos.

 

Vuelve la realidad que con lejano sabor salino, cómo una bofetada les azota sin haberles dado aún el tiempo de desempacar…

 

Y a la vez que el moreno, se desvanecen las promesas, las dietas, el gimnasio, el relax, el diálogo, el deseo, el juego y todas las buenas intenciones tomadas a la orillita del mar.

 

La mamá vuelve “a los fogones”.

El papá, al despacho, al taller.

Los niños al cole… A la play, a la tele, al “abrutecimiento” que quita las ganas de salir a jugar.

 

“Señores bienvenidos al estrés

¡Hasta el año que viene! con la mochila rebosante de nuevas ilusiones…

Quizás”.

 

Y los realmente felices son los que no cambian ni aquí ni allá

Son aquellos que con chiringuito a cuestas, la abuela incluida, se instalan en la playa,trasladando su salón.

Se les ve felices aunque sean de aquí y no dispongan de presupuesto para vacaciones de cinco estrellas y no dudo que el año que viene, aquí estarán sin más ilusiones que seguir disfrutando de la vida, a la orillita del mar.

 

 

 

Comments 2 Comments »

Les llevo a dar una vuelta por dos playas. La de Orzola y la del Golfo y de paso por este lindo pueblito Arrieta. Como siempre es un placer compartir mi isla con ustedes.

Un abrazo fuerte

Comments 3 Comments »

crater del volcán

crater del volcán

piedra volcánica

 

De todos los volcanes de ésta, mi mágica isla, éste es mi preferido y cómo prometido, algunas fotos les traigo por aquí.

La energía que desprende este volcán es innarrable. Me llena, me da fuerzas para seguir en la lucha y me tiene enamorá!!!! jejejeje

Las diversas piedras son en sí un paisaje impresionante…

Les dejo con éstas maravillas y en breve seguimos el tour de mi isla a la que he recorrido este mes de sur a norte y cada vez me sorprende, me enamora, me hace sentirme humilde, ante esta isla que parece un trocito de luna que cayó al mar.

Un abrazo fuerte a todos, lleno de energía renovada

Comments 4 Comments »

cura-150x150-leyendo-carta2 www.peroquebanana.com

cura-150x150-leyendo-carta2 www.peroquebanana.com

 

El domingo pasado llevé la carta al Sr Cura. Aún no he recibido contestación… Seguiremos esperando.

 

Soy una vecina de Femés.

Desde que enfermé de cáncer  deseé hacer una ofrenda y promesa a la Virgen de los Dolores.

 

Hace 15 días, a última hora de la mañana del domingo, estando ya la iglesia vacía solo afanándose Vd preparando el cierre de la iglesia, dejé en el escalón de la izquierda, una ofrenda a la Virgen para que interceda en mi sanamiento.

 

Era un pequeño portavela de cristal con pétalos de rosas rosa y hojas amarillas pegadas y barnizadas que hice yo misma para ella.

La dejé encendida con a su vera 3 velas.

 

El domingo pasado me acerqué también a última hora con unas velas más y (no diré que a mi gran sorpresa) no estaba.

No me sorprendió ya que de alguna manera, al dejarlo me atravesó como un rayo, el presentimiento que esto iba ocurrir.

 

Al plantearme tantas posibilidades de lo que pudo pasar, pensé que ¿Quién mejor que Vd me puede dar razón de la desaparición de mi ofrenda?

 

Así que decidí escribirle ésta misiva cuya contestación agradezco de antemano.

Cordialmente

 

Nombre y dirección.

 

Comments 12 Comments »

 (Capitulo I No Creo En Dios)

 

Y llegó el domingo.

Como una  ingenua, a la iglesia me acerqué al medio día…

No estaba.

Eso sí. Estaban todas las velas de mentira que duran encendidas durante un euro de tiempo.

¿Quién patentaría el coste de un euro de llama? (Ya todas las iglesias poseen este mismo modelo).

 

Mientras me preguntaba quien se habría llevado el portavelas, se oyó un estruendo tremendo detrás de mí.

Enfrente de la Virgen, una niña de unos 2 años se cayó patrás de lo alto del banco de madera.

La madre acongojada de su despiste oratorio,  la cogió en brazos y directa a la pila corrió y con gestos nerviosos,  le fue echando  en la cabeza ráfagas de agua bendita  para acallar su llanto.

 

Dos señoras miraban con desaprobación y yo, la aprobación en la mirada de la Virgen.

 

Al haber ido con una amiga, nos preguntamos quien se lo pudo llevar…

¿Algún devoto feligrés o un ateo curiosón?

¿Algún turista creyente o un turista que entró para hacerle una foto a la Virgen y quizás pensó que era un souvenir?

 

O fue retirada por el Sr. cura que no desea otro rastro en “su” iglesia que la maquina del tiempo por un euro de llama y las velas rojas de los chinos que sigue trayendo la gente sin poderlo él evitar y que se tiran cuando se cierran las puertas de las iglesias, no vayan a terminar ardiendo de fe olvidándose que la mayoría de las iglesias son centenarias justamente sostenidas por las llamas de las velas de la fe.

 

También es posible que retirase mi portavela porque desentonaba con  las demás color rojo o blanco.

O quizás también porque no dudo que a los pies de la virgen más de una ofrenda se deja y no está de buen ver que estén expuestas las ofrendas sin ton ni son.

Crean desorden.

Rompen la tan nombrada estética tan obligada hoy en día.

O simplemente la puso en resguardo en la sacristía…

 

Voy a intentar no ser mal pensada e imaginar que el Sr cura va guardando todas las ofrendas que sacará para la romería, el día de los Dolores. El día de la Virgen…

 

Les invito a decirme qué otros por qués se les ocurre y mientras tanto…

Se lo preguntaré al Sr. cura.

 

Si les place, nos veremos en el capitulo 3 de  la investigación del portavelas perdido entre los caminos inescrutables de Dios.

 

 

 

 

Comments 4 Comments »

Tengo un okupa alojado en el colón con media pata en la vagina y coleguitas instalados en el hígado.

¿Cómo podría ignorar algo que ha decidido envenenar mis adentros?

 

Hablo con mi tumor.

No me queda más remedio.

No se piensa dormir ni ir.

Sabe que no lo pueden echar de ahí y eso, le hace fuerte… A veces.

 

Lo puedo atacar sin pactar.

Lo puedo atacar pactando.

Matarlo… En ello estamos.

 

Para mí, la situación es muy sencilla.

Es un okupa.

Pienso que tiene bastante sitio cómo para convivir conmigo “al máximo pero sin pasarse” (Gran lección que aprendí en el Teatro de La Escucha), porque Él sin mí, no es nada y si a Él le mola el rollo de okupar y a mí el del Vivir, así que he llegado a la conclusión que soy su media naranja.

 

Llevo 7 meses sin quimio.

7 meses pactando.

7 meses viviendo ¡Viviendo!

Aunque de vez  en cuando Él susurra, por ahí detrás…

Entonces cierro los ojos, pongo la palma de mi mano a la altura del cóccix, recordándole que se está pasando, que baje los humos porque no por chincharme, conviviremos mejor.

 

Lo dejé a su puta bola y se tomó unas libertades que ya quisieran otros tumores.

Los niveles subieron de 19 a 87.

 

No queda otro remedio que poner de nuevo sobre la mesa los pactos pactados y refrescarnos mutuamente la memoria ya que me he dado cuenta que cuando le ignoro, se encela y me recuerda que ahí está y no me olvide de ésta realidad.

 

Me siente demasiado bien.

No le gustó mi cambio de mi alimentación,,.

Ni mi vuelta a la playa después de sus ya 2 años de okupación.

Ni que ya no viajan para venir a cuidarme, mimarme… Hoy viajo yo.

Y es que a Él, una vez instalado, no le gusta el ajetreo, le gusta sentir su morada en posición horizontal, sofatera….

Así que ni pa ti ni pa mí.

 

Dejaré de viajar unos meses.

Me quedaré tranqui creando mis portavelas… Y sofá cuando toque, no se vaya a emocionar.

Saltaré menos rocas hasta encontrar una laja bien lisa donde tomar el sol oyendo rugir la mar y me iré a tumbarme en una hamaca de la playa y pese al entorno turístico, me perderé ya casi sola en la puesta de sol, mi mano sobre mi vientre y le preguntaré:

“¿A que así no estamos tan mal?”

No lo tiene claro.

Yo tampoco.

Él sabe que es un okupa.

Yo, la okupada…

 

Pero quizás porque ya estamos los dos cansados, cuando se pasa, le recuerdo su peor pesadilla… Volver a instalarme cada 15 días en el sillón del veneno bueno…

Agacha la cabeza.

Se calla pese a saber, que también es la peor de mis pesadillas.

 

Hoy vi al oncólogo como cada 15 días… Flipamos los dos. El okupà se está calmando… Y me sugiere o más bien suena a pregunta:

“¿Dos pastillitas al día de quimio?”

Y yo le contesto lo que él ya sabe:

“ Ya sabes que soy una cañera… Las medias tintas no me van. Así que o le damos caña de la buena o na”

Se ríe:”Hasta dentro de 15 días pues”.

 

Y es que aunque es un secreto, brindé el año nuevo por : ”¡Este año me curo!”

 

SSSSsssshhhhttttt

No vaya a ser que me arreé jejejejeje

Comments 8 Comments »

No creo en Dios.

Quizás la culpa de ello la tengan quienes difunden su mensaje nadando en la opulencia, dando una imagen en la que no reconozco ni a Jesús ni a Dios.

 

A lo largo de los tiempos se arrasaron y conquistaron pueblos, almas, en nombre de Dios. Se cambiaron nombres, destruyeron templos aplicando aquello de con sangre entra la educación de Dios… Inquisiciones después.

Papas vendados frente a la realidad de las sociedades prohibiendo la protección sexual, el amor aquel de amaros los unos a los otros sin descalificación, todo ello saludando dentro de una jaula de cristal no vaya a ser que se encuentre un día clavado en una cruz…

 

Bautizarse, hacer la comunión, casarse, es hoy en día un negocio con lista de espera. Hoy, no les basta la bendición y hasta rezar tiene horario… ¿Quién decidió en nombre de Dios cerrar las puertas de la iglesia fuera de misa?

Me crispa solo el hecho de tener que insertar un euro en una maquina para que se encienda un tiempo marcado, una fría bombillita suplantando lo de toda la vida: la llama irremplazable de una vela.

 

Sin embargo acabo de salir de una iglesia y una ofrenda con promesa he hecho a la Virgen.

En ella si puedo creer, quizás porque no es humana o quizás porque después de todo fui bautizada, hice la primera comunión y debe remanar en alguno de mis rincones, aquella niña llena de fe.

 

Quizás o sobretodo porque uno se acuerda de aquella Fe cuando algo va mal, cuando uno tiene miedo y necesita que una mano divina te eche una mano ya que a mi Fe ya solo le queda agarrarse a lo inhumano, ya que temo que cuando vuelva el domingo que viene ya no esté el portavelas que dejé hoy… No lo se.

Lo presentí nada más dejarlo en lo alto del escalón.

Pero también es posible que vuelva aquí el domingo que viene reconciliada un pizco con la humanidad con la que habré de reconciliarme y humildemente, pedirle perdón.

El domingo que viene tendremos la solución.

Comments 3 Comments »

Es curioso…Cuanto más nos rodea la mentira, más buscamos la verdad.

 

Estamos rodeados de mentiras televisivas invitándonos a  creer en productos mágicos, elixires de la felicidad que te devuelven una esbelta figura, te rejuvenecen siendo capaces de doblegar algo tan inexpugnable como es el ciclo natural de la vida.

 

Vivimos rodeados de mentiras políticas.

Promesas falsas metidas en una olla a presión que a la larga explotan con la corrupción.

 

Y sin embargo ¡Creemos!

Compramos convencidos que los milagros solo son cuestión de precio.

 

En las urnas elevamos a quién nos dirige hoy, soñando que con éste, si lograremos ese sueldo digno, esa casa digna a un precio digno, esa policía transparente, esa educación sin puertas con detectores de metales y volvemos a creer que nuestro voto, nos abrirá la puerta de lo que es justo, sin más.

¡Mentiras!

 

Y en medio de tanta mentira…

Llegó la verdad televisiva de la mano de la máquina de la Verdad o las infalibles pruebas de ADN.

Aquellas cosas de películas, que hoy, están al alcance de ti y de mí, si la vergüenza por airear tu vida en Tv. no te lo impide.

 

Hoy vi dos casos idénticos.

Un padre, una hija. Ambos buscando la verdad.

 

Padre desconocedor de su posible paternidad.

Hija en busca de la verdad.

 

Tragedia o alegría en dos actos mediando quince días entre ellos.

 

Primer acercamiento televisivo en el que dos seres humanos que, hasta hoy no solo eran dos desconocidos sino además ajenos de su posible filiación, van a descubrir la verdad.

Se conocen en el plató poniéndonos sus corazones en bandeja y han de esperar un par de semanas para que el resultado del ADN solucione su necesidad de la verdad, si ansia de amor filial.

 

Pero ¿Qué ocurre durante la espera?

Aprenden a conocerse  y hasta se reconocen, se aceptan. Entran con pies de plomo encajando ese puzzle familiar…

 ¡La hija encontró un padre! ¡El padre, una hija!

 

Y pasados 15 días, vuelven al plató para que ante miles de espectadores, la ciencia selle su ya convicción filial.

 Hoy,  el ADN certifica que….

 Redoble de tambores, silencio sepulcral…

Espera premeditada y cronometrada para que hasta te llegue a ti a través de la pantalla, el batir de sus corazones. El sudor del miedo a saber, tragando la última amarga saliva del no saber.

 

Y el ADN certifica que…

¡No son padre e hija!

 

Miradas inquietas que no se atreven ni a cruzarse ni a posarse en otras miradas…

Angustia, decepción…

 

¿Y ahora qué?

 

Hace unos segundos no tuvieron dudas en sus corazones.

Hasta se encontraron parecido físico, manías idénticas…

 

Les quedan dos caminos.

Cerrar una nueva búsqueda dolorosa porque en fin de cuentas ya se sienten padre e hija… ¡Desearon tanto serlo! Que ya da igual lo que diga el ADN ya que manda el corazón.

O

Despedirse con un ¿Qué pena! Y seguir buscando, imagino que ya con el corazón herido y el miedo a otra posible “verdad”

 

Septiembre 2007

 

 

 

Comments 2 Comments »

A veces… Juego a que Vivo.
Otras… Es la Vida la que juega conmigo.

A veces… Vivo Viviendo
Otras… Solo Sobrevivo.

A veces… Vivo amando y sueño que amando, me Viven.
Otras… Sin Amar Vivo y sin sentirme amada, me siento Vivida.

A veces… Muero Viviendo. ¡Sobrevivo!
Otras…  Ni eso.

A veces, me miro y sonrío:
“uuuffff, ¡Estoy Viva!”
“¿Cuánto tiempo?, viviendo ¿Lo que la Vida quiera? O  ¿Quiera La Muerte?

A veces… Lo Vivo Todo.
Otras… El Todo me Vive

A veces… Me río Viviendo
Otras… Llorando a la Vida vuelvo

A veces… Sueño que en ti  Vivo y me despiertas susurrándome:
“¡Qué Grande, es la Vida!”

A veces, me duermo sintiendo que despertar no quiero y despierto sintiendo que dormir quiero de nuevo.

 

Vivir, no quiero

A veces… Vivo avanzando y avanzando retrocedo. Retrocedo para poder seguir Viviendo avanzando.
Otras… Vivo pensando que aún no he Vivido y viviendo espero, por fin Vivirlo.

A veces miro a La Vida cuando la oigo decirme:
“Te di la Vida. Contigo moriré”
Otras… Presiento que puedo elegir cuando moriré. Preparándome, estoy.

A veces, paseo de noche, llena de Vida. Miro allá arriba y admiro mi Luna…
“¡Cómo la Vivo!”, susurro
“¡Cómo te Vivo!”, la siento decirme.
Otras… La Vida me recuerda que no la Vivo y yo le recuerdo que Ella, me debe la Vida. ¡Demasiado, la Vivo!

Pero a veces le pido que se duerma y me deje Vivir soñando… Y soñando Vivo.

 

A veces me pregunto: “¿Quién, me dio la Vida?”
“¿Yo a mis hijos?” O “¿Mis hijos a mí?”
Sin pensarlo, sin dudarlo: “Ellos a Mí”.

A veces creo que, engaño a la Vida.

Otras… Siento cómo ella me engaña.

A veces, le doy la espalda a la Vida y la olvido. Entonces aparece mi Sombra… ¡Viva!

A veces la Vida, me mira con rabia:
“¡Qué desperdicio de Vida!”

Otras, me mira embelezada:
“¡No quiero pertenecer a ninguna otra Vida!”

A veces me encaro con la Vida. Discutimos y las dos lloramos. Al final, ya riendo, juntas seguimos Viviendo.

A veces la Vida se me escapa. Corro detrás de ella:
“¡Corre!… Aracne… ¡Corre!”, la oigo decir.
Y corriendo estoy hoy, detrás de mi Vida

A veces Vivo un Sueño O, ¿Es el Sueño, el que me vive, viviendo, por fin su Vida?
“¿No? uuufffff, ¡Qué lío de Vida!”

A veces… Ni sé lo que Vivo. Perturbada me tiene la Vida.
Otras… Yo perturbo, mi Vida.

A veces mirando mi Vida, me digo:
“Síii, ésta es la Vida que quiero seguir Viviendo”
Otras… Siento que solo hago camino, hacia una nueva Vida.
Tus vibraciones en La Vida, acabo de sentir.

A veces… La Vida me da una palmada en el culo, y me grita:
“¡Vive, joder!!!… VIVE!!!!”
A veces… Vivo
Otras… No puedo
“¿Quién he dicho que me grita?…
“¿La Vida? O La Muerte?”

A veces, simplemente, me dejo Vivir por la Vida
“¡Qué haga de mi, la Vida… Lo que Mi Vida… No quiere”

Hoy Vivo sintiendo, que nací para lo que voy a vivir.
“¿El qué?”
¡La Vida!
La que la Luna ha parido para mí…

 

Su gozo al verme nacer… En él, os podéis bañar, porque es La Mar…
Húmeda, mojada, caprichosa, caliente, fría, lenta, violenta, calma, plateada, envolvente, quieta, aullante… Cómo Mi Vida.

A veces, aburro a la Vida… Cómo ahora quizás…
Ralentiza su corazón y se viste de Rutina. Duerme indefensa boca arriba.
Y así sigue la Rutina esperando Vivir de nuevo.
Siempre algo la hace despertar
“¿Decirme? ¿No suele ser siempre cuando aparece Él o Ella, el motor que sacude a la Rutina?
Y así nace una nueva Vida.

Porque en fin de cuentas, La Vida no es más que una Serpiente:
Larga… Corta
Venenosa… Inocua
Colorida… Opaca
Silbante… Callada
Calma… Rabiosa
Excitada… Frígida
Bruja… Santa
Fría… Caliente
Envolvente… Distante
Mágica… Sin brillo
Presente… Inadvertida
Atrayente… Repelente…
Violadora… Sumisa

La Serpiente cómo la Vida misma, hechicera es.
Muda su piel y renace con una muda nueva para Vivir otra etapa de su vida.
Cómo nuestra vida

La mía acaba de vestirse, con su última muda…

“Aracne… ¡¡¡VIVE!!!!”

ARACNE… Cartagena. El Directo… 14 de Mayo del 2004

 

Hacía 5 años que no lo leía.

En aquel entonces no tenía ni idea que el cáncer se estaba gestando en mí.

Lo supe 3 años después o sea, hace 2 años en mayo.

Me han espantado mis propios pensamientos de entonces porque hoy los siento cómo una premonición.

Todo mi interior me achuchaba…

¡Vive!

Y aquí estoy ¡Viviendo!

Así que traerlo aquí, fue un guiño para Aracne, que en otra ocasión presentaré.

Va por ti Araña.

 

Julio 2009

Comments 4 Comments »